Gobierno perdió control financiero del NAICM; Diputado Rafael Hernández pide separar a Ruiz Esparza de SCT

La obra emblemática del sexenio supera los 60 mil millones de pesos y aún faltan dos años para su inauguración

Urge auditar todo el proyecto; alarma que inversión pública sea del 30 por ciento y 70 por ciento privada, alerta el legislador

El gobierno federal perdió el control financiero del desarrollo del nuevo aeropuerto que, a dos años de su pretendida inauguración, incrementó su costo en más de 60 mil millones de pesos, afirmó el diputado federal del PRD, Rafael Hernández Soriano, quien pidió al presidente de la República separar del cargo al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, para auditar sin obstáculos la obra más grande del gobierno.

El presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en la Cámara de Diputados, indicó que “el gobierno tiene que aprovechar lo que resta de la administración del presidente –Enrique- Peña para corregir todas estas anomalías y discordancia de avances para dar certeza al manejo de las finanzas públicas y los efectos colaterales que tiene la obra”.

A título personal, sostuvo que “es indispensable que para que haya un escrutinio a fondo de la obra, que sea profundo, que no haya ocultamiento ni regatero de información, como ha habido desde que instalamos esta Comisión Especial, desde que inició la Legislatura, en un gesto de congruencia del presidente de la República, si es que está en su persona garantizar transparencia, certidumbre a los inversionistas de la obra, certidumbre a la sociedad y a toda y todos los mexicanos, es indispensable que separe al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, que es el principal obstáculo para que haya transparencia en el manejo financiero de la obra”.

Al concluir la reunión de trabajo con integrantes de la Comisión Especial en la que la Unidad de Evaluación y Control (UEC) de la Cámara de Diputados presentó un informe consolidado a las auditorías al nuevo aeropuerto 2014, 2015 y 2016, el legislador reconoció signos que preocupan por la opacidad con que se ha manejado la obra más cara y emblemática del actual gobierno.

Hernández Soriano dijo que, del informe presentado por Francisco Javier Vega Rodríguez, de la UEC, se desprenden observaciones en proceso y planteamiento de recuperación de 567 millones de pesos sobre una observación de más de 900 millones de pesos.

Indicó que “sin información específica se ha incrementado el costo de la obra de 169 mil millones de pesos”, de acuerdo con las cifras del gobierno, cuando anunció el proyecto en 2014, “ahora dicen que vale más de 250 mil millones”.

Recordó que en octubre de 2017 el auditor Superior de la Federación informó que el costo de la obra “se iría sobre los 300 mil millones de pesos”, cifra que en un momento el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México a través de su director, Federico Patiño negó, sin embargo, terminó reconociendo en una reunión en la casa presidencial que el costo actual es de 250 mil millones de pesos.

Otro signo de alarma, dijo, es “la aseveración que hemos hecho y venían negando –las autoridades- pero que ahora se confirma con el informe de la Unidad de Evaluación y Control.

“Ha variado el presupuesto público, estaba considerado para el 58 por ciento en el consto de la obra y en el avance que nos han reportado se ha quedado en menos del 30 por ciento del presupuesto público, doblándoles el presupuesto privado que ocupa ya el 70 por ciento de lo que va del avance de la obra, alrededor de 136 mil millones de pesos”, es un tema que “que vemos con preocupación”, abundó.

Con base en este escenario, “preguntamos el alcance social y económicos futuros porque la renta social, al disminuirse el capital público, disminuye y se convierte en renta privada que es ganancia para los que han venido prestando a través de líneas de crédito por más de 6 mil millones de dólares, más lo que les falta, porque ha dicho el secretario de Comunicaciones que aún les falta, calculan pedir más de 8 mil 500 millones de dólares a banca internacional o colocación de bonos”, señaló.

Hernández Soriano anticipó que “esta danza de cifras nada objetivas… nos lleva a sostener que el gobierno federal ha perdido el control financiero y el avance de la obra del nuevo aeropuerto, no sé si por incapacidad o negligencia, pero ha perdido el control de la mayor obra de infraestructura de este sexenio”.

Por ello, insistió el diputado federal del PRD, es indispensable un mayor compromiso del titular del Ejecutivo para separar a Ruiz Esparza de la SCT y permitir un escrutinio a fondo a toda la obra y los efectos colaterales que ha generado.

En otro orden de ideas, el presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Construcción de Aeropuerto, presentó en la reunión de trabajo dos cuestionarios, uno para el titular de la Auditoría Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, y otro para el director del GACM, Federico Patiño, a fin de obtener información puntual sobre la mega obra. Estos cuestionarios serán evaluados por los integrantes de la comisión para después formalizar la requisición de información oficial