Prevalece abandono federal en tema de menores migrantes, denuncia diputado Rafael Hernández

Urgen recursos para atender abuso, pornografía y matrimonio infantil, flagelos con más incidencia en la frontera  por la migración 

 

Inicia gira de trabajo en Baja California para dar seguimiento a la agenda de la niñez

 

Se reúne con la presidenta del DIF BC y la Procuradora de los Menores

Los flagelos que afectan a la niñez en México se agudizan en las fronteras y no hay una respuesta comprometida del gobierno federal para dotar de recursos a las instituciones de asistencia y justicia que enfrentan este escenario de crisis, afirmó el Secretario de la Comisión de Derechos de la Niñez en la Cámara de Diputados, Rafael Hernández Soriano.

Al iniciar una gira de trabajo de dos días en Baja California como parte de su agenda legislativa sobre la niñez, el legislador se reunió con la Presidenta del DIF de Baja California, Brenda Ruacho de Vega y la Procuradora de los Menores y la Familia DIF de esa entidad, Consuelo Luna Pineda, quienes plantearon la necesidad de que la federación tenga más presencia en el rubro de la migración infantil y dotar de recursos a las entidades que deben desarrollar los programas y acciones en pro de niñas, niños y adolescentes.

En este encuentro también participó la presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Georgina Cruz (PAN), quien de igual forma reconoció que la administración federal recorta cada vez más el presupuesto para atender los programas enfocados a la niñez, y asumieron el compromiso de impulsar acciones legislativas para revertir esta tendencia negativa.

Hernández Soriano expuso que si bien los flagelos como la explotación sexual infantil, el embarazo adolescente, la deserción escolar y todo tipo de violencia hacia la niñez requieren una atención a nivel nacional, es urgente dar trato especial a estos fenómenos en las fronteras norte y sur, donde esas problemáticas se acentúan debido al fenómeno migratorio.

Las autoridades del DIF de Baja California “nos plantearon que requieren más recursos federales para atender a miles de menores” que son deportados de Estados Unidos; toda esta población indefensa requiere atención y lamentablemente, como en diciembre del año pasado, no vemos presencia de personal de COMAR.

De igual forma, añadió, son indispensables más recursos de la federación para el funcionamiento de las procuradurías estatales y a nivel federal, pues son miles los menores deportados que deben ser atendidos e investigar su situación jurídica; para ello, se necesitan recursos y personal, algo que no existe en esta entidad.

Indicó que las funcionarias también plantearon la necesidad de fortalecer los recursos para el adecuado funcionamiento de los Centros de Asistencia Social (CAS), en donde se brinda atención a los menores

Además “coincidimos en fortalecer la alianza del Congreso –federal- con gobiernos locales para sensibilizar y hacer posibles que estos rubros tengan mayor presupuesto”, añadió el Secretario de la Comisión de Derechos de la Niñez.

Posteriormente, el diputado federal del PRD se reunió con la Procuradora de Justicia de Baja California, Socorro Ibarra Leyva, con quien estableció el compromiso de impulsar una iniciativa que modifique el sistema de justicia a fin de que se brinde atención especializada a menores infractores que en la actualidad no son admitidos en el sistema DIF.

La Procuradora explicó que han puesto en marcha, y con resultados positivos, la justicia restaurativa, la cual consiste en que un menor infractor de una falta no grave, admita que hizo algo incorrecto y se le asigna una tarea de servicio a la comunidad.

Pero este beneficio no opera para los menores infractores que tienen alguna adicción, quienes además no son admitidos en el sistema DIF debido a los problemas internos que pueden generar; esta situación los revictimiza porque en algunos casos, ni la familia quiere asumir su custodia y por ello pidió el respaldo del diputado Hernández Soriano para impulsar una reforma que busque garantizar atención especializada a esos menores que siguen siendo vulnerables.