SEP debe informar destino de presupuesto no ejercido para dotar a escuelas de bebederos de agua potable Rafael Hernández

Comisión Permanente aprobó solicitud de información a la SEP sobre destino de 3,657 millones 393,460 pesos para instalar bebederos en 257,825 escuelas
Administración de EPN incumplió recomendación de OMS para contrarrestar incidencia de obesidad y diabetes entre la población infantil  

La Secretaría de Educación Pública (SEP) debe informar al Congreso de la Unión el destino de 3,657 millones 393,460  pesos del presupuesto asignado a la instalación de bebederos de agua potable en 257,825 escuelas públicas, ya que además de incumplir una meta del gobierno federal ignoró una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para abatir los elevados índices de obesidad y diabetes en la población infantil mexicana, afirmó el diputado federal, Rafael Hernández Soriano.

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó el punto de acuerdo en el que el Secretario de la Comisión de Derechos de la Niñez pidió que se solicita información a la SEP respecto a los recursos recibidos como parte de los recursos públicos para la construcción, instalación, operación y mantenimiento de bebederos escolares en el periodo 2015 y 2018.

Explicó que ya venció el plazo previsto por el gobierno de Enrique Peña Nieto para dotar de bebederos a 257,825 escuelas del Sistema Educativo Nacional, sin embargo, de acuerdo al informe más reciente del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED), inexplicablemente la instalación no supera el 10 por ciento a pesar de que a la SEP se le dio el presupuesto para ello.

Además del tema económico y la opacidad con que se han manejado los recursos públicos por parte de la SEP, el gobierno federal menospreció la salud de la niñez ante el acelerado aumento de casos de obesidad y diabetes, subrayó.

Expuso que de acuerdo al informe del INIFED 2015-2017 lleva poco más de 9 mil bebederos instalados de la meta de ese ciclo escolar y 7,365 adjudicados para el ciclo escolar 2016-2017.

Hernández Soriano señaló que de acuerdo al INIFED, por diversas cuestiones operativas, a seis meses de haber concluido el plazo que enmarca la ley y a pesar de habérsele asignado durante tres ejercicios fiscales el monto presupuestal para la construcción de bebederos, no se ha llegado a lo dispuesto en la ley para las 257,825 escuelas, ni tampoco a la propia meta delimitada por el propio Instituto, que es de 11,034 bebederos para ciclo 2015-2016; 8,000 bebederos para el ciclo escolar 2016-2017 y 8,000 bebederos para el ciclo escolar 2017-2018.

El secretario de la Comisión de Derechos de la Niñez recordó que el Programa Nacional de Bebederos Escolares es parte integral de la Reforma Educativa y a la vez el principal instrumento de una política pública del gobierno federal para mejorar la salud y el bienestar de los niños, niñas y jóvenes, mediante el fomento de hábitos de alimentación y modos de vida saludables, y el consumo de agua potable de forma gratuita en los planteles de educación básica, en lugar de tener como única opción bebidas azucaradas.

Añadió que las reformas a la Ley General de Infraestructura Física Educativa tuvieron como objetivo central que todas las escuelas de educación básica del Sistema Educativo Nacional contaran con bebederos de agua con sistemas de purificación.

Con base en estas reformas se asignaron recursos federales específicamente para la instalación y operación de dichos bebederos, algo que no ocurrió y que el gobierno federal, a través de la SEP tiene que rendir cuentas, sostuvo Hernández Soriano.